viernes, 6 de agosto de 2010

Potencial conflicto en el Cercano Oriente


La invasión a Afganistán, por parte de la mayor potencia política y militar del globo y la conquista de Irak, empezaron siendo conflictos localizados, donde una vez derribados los regímenes autoritarios de ambos países se instalarían gobiernos colaboracionistas bajo una democracia liberal que permitiera el desarrollo libre del mercado capitalista. EEUU falló en el objetivo de lograr un consenso con la mayoría de la población en dichos países y falló en la instalación de élites nativas que gobiernen bajo su influencia. Lo que, según el discurso, era una cruzada a favor de la democracia, se transformó en conflicto permanente.

La guerra se hizo perpetua, pero, a pesar de los reveses que sufre EEUU en el terreno militar, la guerra puede beneficiar indirectamente su dinámica económica; primero porque EEUU, necesita de un proceso que sostenga de manera permanente un desarrollo capitalista interno que siempre está en riesgo de quedar estancado. Si en EEUU desciende su nivel de hiperconsumo interno y su productividad, llegaría el estancamiento, sus niveles de desempleo serían insoportables, caería la industria, la banca, en síntesis, sería una crisis total de la economía que casi seguramente se trasladaría a otras regiones del mundo. Por lo tanto mediante la permanencia de la guerra dicho país, obtiene el petróleo que mueve su economía y consigue activar importantes ramas económicas tales como la industria militar, la siderurgia y la industria petrolera. Dichas actividades hacen crecer a la economía de EEUU de forma global, además con el conflicto se crearían áreas de negocio una vez que se lograran pacificar a las regiones en guerra.

Sin embargo los costos políticos debido a las dificultades y el estancamiento de ambos conflictos bélicos, pueden ser duros, sobre todo si se instala una fuerte corriente crítica y antibelicista en la opinión pública Estadounidense.

No excluyo, por supuesto, las motivaciones ideológicas y políticas de la guerra, el concepto de guerra preventiva y la lucha contra el fundamentalismo islámico. El mundo islámico y sus fundamentalismo son, según las potencias Occidentales, una fuente de amenaza y es en dicha cultura donde surgen las redes políticas y militares denominadas “ terrorismo global”, capaces de desencadenar acciones violentas a escala internacional.

Hay ahora, noticias sobre un conflicto a corto plazo con Irán en el que también podría participar Israel. Las motivaciones del Estado de Israel son más bien políticas y militares, ya que no pueden soportar a un Irán enemigo que financia a grupos extremistas que atacan de manera permanente al Estado Israelí. Estado que desde su nacimiento, fue un proyecto en peligro, signado por conflictos culturales, territoriales y religiosos con el pueblo palestino y con otros Estados islámicos de la región. Por lo tanto Israel necesita atacar y defenderse para subsistir y no puede tolerar a un Irán que esté desarrollando tecnología nuclear. Tampoco EEUU puede tolerar el proyecto nuclear iraní, ya que todo proyecto nuclear potencialmente puede tener fines militares, por lo tanto, en su papel de potencia hegemónica mundial se ve obligado a intervenir para preservar el equilibrio de poder internacional.

Ya existen duras sanciones económicas por parte de Europa y EEUU a Irán, por ejemplo las corporaciones petroleras más importantes, Repsol, British Petróleum, Exxon, entre otras, dejaron de operar en este país.

Es así que existe un potencial conflicto, la población Iraní vive desde hace años esperando la invasión, EEUU por el momento opta por dos estrategias, primero buscar el consenso diplomático de los miembros del consejo de seguridad de la ONU para un endurecimiento de las sanciones económicas hacia Irán, segundo, alentar y apoyar la lucha a nivel interno de los grupos iraníes contrarios al régimen teocrático chiíta. Existen indicios de que los organismos de inteligencia de EEUU ya estan activos en la zona. En Enero de 2010 fue asesinado tras un atentado Massud Alí Mohamadi un científico nuclear de 50 años. En octubre de 2009 hubo un atentado contra el alto mando de los guardianes de la revolución, a estos hechos se agregan numerosos atentados de grupos insurgentes sunnitas contra mezquitas chiítas.


Irán vive actualmente en un estado de convulsión y conflicto político y social, el régimen que gobierna prohíbe la libertad de prensa, no existen los derechos electorales para la mujer y existe la pena de muerte y la lapidación. Esto permite a las potencias occidentales mostrar al mundo un sistema tiránico y opresivo, un Irán que sería terreno fértil para ser atacado por la civilización occidental para instaurar en el país los valores democráticos y la libertad de mercado. El mismo concepto de guerra preventiva nos aclara que Washington no debe dar tiempo a su potencial adversario a desarrollar armas de destrucción masiva; el enemigo debe ser neutralizado antes que se convierta en una amenaza nacional.


La cuestión será el camino que adoptaría el presidente de EEUU si el de la diplomacia o el del conflicto bélico.

No menos importante es la actuación de Brasil y Turquía en el escenario ya que ambos consiguieron un acuerdo diplomático con Irán para calmar la tensión a nivel internacional. Este acuerdo fue rechazado por EEUU. Además ambos países, Brasil y Turquía, miembros temporarios del Consejo de Seguridad de la ONU, votaron en contra, de la resolución del 9 de Junio votada por la mayoría de los países miembro del Consejo. Dicha resolución consiste en nuevas y más duras sanciones contra Teherán.

Rusia sigue con su papel ambiguo, por un lado apoya las sanciones, a cambio de esto consigue que EEUU le permita vender misiles de defensa antiaéreos a Irán.

¿Cómo actuará la comunidad internacional?, ¿Será un conflicto resuelto rápidamente con un bombardeo localizado a las centrales nucleares iraníes? ¿Triunfará la diplomacia internacional?


Como antecedentes próximos contamos con el bombardeo por parte de Israel a una central nuclear en Irak en 1981, el objetivo fue desactivar cualquier plan nuclear civil o militar en este país. Además el concepto de guerra preventiva nos indica la posibilidad de un conflicto bélico en una región donde se acentúa el conflicto cultural e ideológico entre el Islam y Occidente.

Se debería no confundir ni hacer una relación directa entre los pueblos islámicos y el fundamentalismo. El mundo del Islam es diverso y esta compuesto por diferentes grupos de poder, diferentes posicionamientos políticos, movimientos religiosos, facciones y partidos políticos. En una idea general la sociedad musulmana, se siente amenazada y se encuentra a la defensiva en un proceso visto como un avasallamiento de occidente a su cultura, su religión y sus costumbres. Por otra parte, el fundamentalismo islámico transforma los preceptos del Corán de manera de justificar una guerra santa contra el enemigo infiel, guerra en la que diferentes métodos de terror y violencia son aplicados por grupos extremistas a nivel global.



Lic. Juan Ignacio Scibilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada